Hemoglobina Glucosilada

Collage_de_Picnik90000.jpg

La glucosa es un monosacárido abundante y su proceso de oxidación permite obtener energía vital para las diversas funciones del organismo humano. Se obtiene (en el ser humano) a través de la alimentación y por un proceso metabólico denominado neoglucogénesis.

La glucosa entra a las células a través de un mecanismo de transporte de proteínas transmembrana denominadas GLUT. Algunas proteínas GLUT (como las que se encuentran en las células musculares) son dependientes de insulina y la cascada de señalización que desencadena la hormona para poder expresarse en las membranas celulares, otras (como las células cerebrales) se expresan en las membranas celulares independientemente de la concentración de insulina.
La insulina es una hormona peptídica de origen pancreático, cuya concentración en la sangre (insulinemia) depende principalmente del estimulo realizado por el aumento fisiológico de la concentración de glucosa en sangre luego de ingerir alimentos (estado postprandial). La interacción hormona-receptor permite la entrada de glucosa a tejidos insulino dependientes y por otro lado, la activación de diversas enzimas que actuarán en el proceso de oxidación de la glucosa, denominado glucolisis. Esta hormona, por lo tanto, tiene acción hipoglucemiante.
La disminución de la concentración de glucosa en sangre estimula las células α pancreáticas a liberar la hormona glucagon (hormona hiperglucemiante) la cual se une a su receptor de membrana (acoplado a una proteína G) y produce un aumento de AMPc (segundo mensajero) que actúa como modulador alostérico positivo de la enzima PKA la cual es capaz de disminuir (inhibir) la actividad de algunas enzimas de la glicolisis y activar otras cuya finalidad neoglucogénesis. Estos dos procesos: la glicolisis y la neoglucogénesis están en contraposición, es decir, que mientras uno está activo el otro debe estar inhibido y viceversa. Esto permite una concentración de glucosa estable en la sangre y garantiza que el suministro de glucosa para las células sea el adecuado.


Insulin. [Referencia electrónica en línea] 2011[Acceso el 04 de junio de 2011]. Disponible en: www.3d4medical.com

El desequilibrio en estos procesos debido a alguna causa, como por ejemplo, disminución de la cantidad de insulina, ausencia, o mutación de su gen lleva a la acumulación de glucosa en la sangre, lo que se trae como consecuencia un aumento su concentración por encima de los valores de referencia tomados como normales de glucosa (60-110 mg/dL), en situación de ayuno (12 horas máximo). Si esta situación es mantenida en el tiempo, da lugar a una serie de complicacionesen diferentes órganos. Por lo tanto, la determinación de la concentración de glucosa en sangre (glucemia) es útil para el diagnóstico de numerosas enfermedades metabólicas, fundamentalmente de la diabetes mellitus. La determinación de glucosa en orina (glucosuria) suele formar parte rutinaria de los análisis de orina, donde no aparece en condiciones normales. La glucosuria aparece en la orina cuando los niveles de glicemia se encuentran a más de 180 mg/dL y por ello es filtrada por los riñones y expulsada por la orina.

La diabetes mellitus es una enfermedad que cursa con niveles de hiperglicemia. Existen dos tipos, básicamente de diabetes mellitus: la tipo I, causada por déficit de insulina o destrucción de las células β del páncreas en la cual los pacientes son isulino-dependientes (se presenta en niños y jóvenes).La tipo II se debe principalmente a la disminución en la producción de insulina o mutaciones en el proceso de síntesis los receptores para esta hormona (se presenta en pacientes obesos o mayores de 40 años).

En los últimos años se ha demostrado (mediante estudios) que la glucosa (carbohidrato) tiene la capacidad de unirse a proteínas. La hemoglobina (proteína) presente en el eritrocito tiene la capacidad de unir de manera enzimática e irreversible a la glucosa, cuando existe una hiperglucemia permanente. Esta unión, de la glucosa a la hemoglobina de denomina hemoglobina glucosilada.

La hemoglobina de los individuos sanos (adultos) está compuesta por tres variedades: hemoglobina A del adulto (HbA), hemoglobina A2 (HbA2) y hemoglobina F o fetal (HbF). La hemoglobina A es la más abundante (97 %). A su vez, dentro de la fracción de hemoglobina A, se pueden distinguir varios grupos (con distinta movilidad durante el procedimiento de electroforesis), entre las variedades de hemoglobina A de movilidad rápida se encuentran: HbA1a, HbA1b y HbA1c.Existen diversas combinaciones de gruposde aminoácidos y carbohidratos que dan lugar a diversas formas moleculares de hemoglobina glucosilada y una amplia nomenclatura. A la determinación de Hemoglobina glucosilada se la puede encontrar en la literatura con otros nombres, como por ejemplo: Índice de control diabético; HbG; Gluco-hemoglobina; A1C.
La HbA1c es la más abundante de las hemoglobinas A1, donde la molécula de hemoglobina incorporó glucosa en la porción N-terminal de la cadena beta.
El porcentaje de hemoglobina que se ha glucosilado se puede cuantificar ya que la vida promedio de un eritrocito son 120 días. De esta manera, se logra obtener información sobre el nivel de glucosa en sangre en un período previo de cuatro meses.
Esta evaluación tieneventaja sobre el análisis directo de laconcentración de glucosa en sangre, en función de evaluar el seguimiento y control de un paciente diabético, ya que la medición de hemoglobina glicosilada está libre de las amplias fluctuaciones que se observan durante el análisis de glucosaen sangre, las cuales dependen de diversos factores como el momento del día de la toma de la muestra, el consumo de alimentos y la actividad física realizada (antes de realizar el ensayo). Además, el análisis de la hemoglobina glucosilada permite evaluar los valores de glucosa y la respuesta del paciente ante el tratamiento terapéutico que le han recetado.

Es importante resaltar, que el estudio de la hemoglobina glucosilada no sustituye las glicemias o exámenes de evaluación de glucosa en sangre diarios, ya que ambos se complementan. Los exámenes diarios permiten evaluar, ajustar la dieta y consumo de insulina de manera cotidiana.Existen varias técnicas que se utilizan para medir esta fracción de la hemoglobina y los diferentes métodos analíticos detectan diversas fracciones: Procedimientos Inmunológicos (inmunoturbidimétricos), electroforesis, Isoelectroenfoque, cromatografía de intercambio iónico, cromatografía de la afinidad, HPLC o LPL.En el año 1986, La Asociación Americana de Diabetes (ADA) reconoció la importancia de la medición de la hemoglobina glicosilada en el control de la diabetes, cuando recomendó el uso de dos medidas anuales de hemoglobina glicosilada para realizar el seguimiento de la patología.